sábado, 17 de octubre de 2009

UN BUEN LAVADO DE CABELLO


Lavar bien tu pelo mejorará notablemente su estado. Si sigues estos consejos paso por paso evitarás malos hábitos, como usar demasiado champú o no enjuagar tu cabello adecuadamente.
¿QUE ES EL CHAMPU?
El champú contiene detergentes que “levantan” suciedad y grasa del cabello, para que puedan ser enjuagados con agua.
¿Qué CHAMPU USAR?
Hay champúes que tienen fórmulas especiales para cada tipo de cabello: graso, seco, fino, ondulado. Debes lavar tu pelo tantas veces como sea necesario, para que conserve una buena apariencia y lo sientas limpio. Si utilizas el champú adecuado, puedes lavar tu cabello todos los días sin dañarlo, si lo deseas.
No es la frecuencia del lavado lo que daña el cabello, sino el hecho de usar un champú con demasiado detergente. Los champús fuertes privarán a tu cabello de sus aceites naturales. Esto puede hacer que las glándulas sebáceas del cuero cabelludo produzcan demasiado sebo para compensar la falta. Tu cabello pronto comenzará a verse sin vida, opaco y grasoso.
HAZ UN CAMBIO
De vez en cuando, trata de variar el champú que usas, ya que el cabello se puede volver resistente a los ingredientes que tiene un champú en particular.
LAVAR EL CABELLO ADECUADAMENTE
Es importante no utilizar demasiado champú en el pelo. Usando más champú del que necesitas, no harás que tu pelo se vea más limpio, pero sí que luzca sin vida. Para pelo corto solo necesitas una cantidad del tamaño de una uva. Para pelo largo aplica una cantidad del tamaño de una nuez.

PASOS A SEGUIR
1.- Antes de comenzar el lavado, cepilla tu cabello para eliminar partículas de suciedad o células muertas de la piel. Luego, prepara un recipiente con agua o el lavabo, y humedece cuidadosamente tu pelo con agua tibia.
2.- Coloca un poco de champú en la palma de tu mano y dilúyelo con agua. Frota tus manos para hacer espuma. Luego, usa las puntas de tus dedos para masajear con champú tu cabello.
3.- Masajea tu cuero cabelludo con movimientos circulares para estimular la circulación de sangre y lograr un pelo sano. Si el largo de tu pelo supera el largo de tu mentón, no lo acumules arriba de tu cabeza; pues lo enredarás.
4.- Para enjuagar, utiliza un duchador o recipiente con agua limpia. Nunca lo enjuagues con el agua del lavado, contiene partículas de piel y residuos de jabón. Realiza un segundo lavado sólo si tu pelo está muy sucio.
5.- Antes de aplicar el acondicionador envuelve tu cabeza con una toalla o seca tu pelo para evitar cualquier exceso de humedad. No frotes el cabello, ya que esto puede enredarlo y dañarlo.

Suscribete a mi blog TODO SOBRE TU PELO por Email ¡Es Gratis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada